INTERNACIONALES

Francia: Crisis social, económica y democrática – Por Janise Lamas

Francia: Crisis social, económica y democrática – Por Janise Lamas

Una vez más se tiñeron de protesta, violencia y chalecos amarillos en las principales ciudades de Francia, haciendo foco en París. Por cuarto fin de semana consecutivo se manifestaron miles de franceses provocando desmanes y enfrentamientos con las fuerzas policiales.

El saldo no solo es de infraestructura y destrozos, este sábado fueron 2 mil los detenidos y se calcula por parte del gobierno francés que esta protesta costará una décima del PIB de Francia. La catástrofe económica, como el mismo Ministro de Finanzas Bruno Le Maire pronunció, se debe no solo a los que deben restaurar y arreglar sino a que durante este fin de semana permanecieron cerrados los principales museos y monumentos (como ser la Torre Eiffel) lo que significa una pérdida por el movimiento turístico que ello genera.

Más allá de las pérdidas económicas y que el detonante de los chalecos amarillos fue una subida de impuestos sobre el precio de los carburantes promovida por el Gobierno de Macron, los expertos consideran que esta fue la gota que colmó el vaso de un descontento generalizado de la población francesa. Sobre todo de las personas que viven en las afueras y en las zonas rurales.

Por un lado la opinión de los políticos franceses socialistas atribuye que la gente está cansada de un “presidente para los ricos”. En declaraciones, uno de los eurodiputados socialistas declaró que: “Los chalecos amarillos ponen sobre la mesa su falta de poder adquisitivo, que tienen sueldos muy bajos, que la gente no puede pagar de una manera normal alquileres, transportes, impuestos. Nada más llegar al poder, Macron eliminó el impuesto para las grandes fortunas y ahora planea bajar los impuestos a las empresas. La gente ha dicho basta”.

Uno de los puntos claves será con quién se sentará a negociar el presidente Macron ya que el movimiento de los chalecos amarillos no posee un líder o un grupo organizador, la convocatoria fue organizada a través de redes sociales lo que lo convierte en un actor impredecible. Si bien la suspensión del impuesto al combustible ya es un hecho, no cesan los reclamos al punto de pedir la renuncia de Macron en las calles.

 

Escuchá la columna de Janise Lamas:

 

compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

10 diciembre, 2018

Comentarios de Facebook

Comentarios cerrados.