DEPORTES

“El cierre de El Gráfico no es el cierre de un medio, es el cierre de una etapa de la vida”

“El cierre de El Gráfico no es el cierre de un medio, es el cierre de una etapa de la vida”

De los 99 años de historia, el periodista pasó 30 en El Gráfico. Fue director durante dos décadas y también subdirector.

 

Ernesto Cherquis Bialo habló en Radio Rafaela sobre el cierre de la Revista “El Gráfico” tras 99 años de existencia. “Estoy muy triste y muy dispuesto a contestar respecto del cierre de El Gráfico”, comenzó diciendo Cherquis.

Y sentenció: “la tecnología convierte al papel en una especie en extinción que solo será rentable en el tiempo si es el mascarón de proa de la influencia política para conseguir otro negocio para ese multimedio. El papel per se es insustentable y en una revista deportiva es mucho más insustentable si no cambia los ejes temáticos a tiempo y se anticipa”.

“Ese lugar es de la televisión por cable en la que durante 24 horas  informan, interpretan, debaten y transmiten en vivo el deporte de argentina y el mundo, más los suplementos deportivos de los diarios convencionales, más las tiras radiales. Llegar con una revista, en este caso mensual…”, continuó

“Esto no quiere decir cuál es nuestro sentimiento: la tecnología es malditamente indesafiable y que solo es sustentable un medio de papel con ideas creativas que muestren aquello que la televisión no puede mostrar pero, fundamentalmente, que interprete seriamente esta infección televisiva que está arruinando a la prensa deportiva”, agregó. Al tiempo, preguntó: “¿cómo podemos competir con un programa que puede discutir durante una hora si va a jugar ‘Wanchope’ Ábila en la primera de Boca con Aldosivi?”.

 

¿Por dónde pasó el cierre de ‘El Gráfico’?

“Era una época empírica y se acabó. Pasó por ahí, pasó por haber dejado de tener una escuela de periodismo, pasó por la estética literaria, pasó por la búsqueda de temas. Es muy difícil hacer un mensuario en donde mañana murió el partido de esta noche. Aunque el principal factor que pasó fue la pérdida de la credibilidad”.

“La gente hizo apuestas durante seis décadas en cualquier lugar del interior poniendo a ‘El Gráfico’ como árbitro, empapeló talleres mecánicos, bares, panaderías, peluquerías con sus láminas, amó e idolatró a gente que nunca vio”.

“Ahora tienen por cable con 84 cámaras al jugador que quieras del equipo que quieras, no necesitas que cuenten como juega”.

“La lectura no son los hechos. La lectura es la lectura, es la investigación, es el caso humano, es evocación. No hay un gran mercado, hay un mercadito. Pero si vas a entrar en la coyuntura analizando lo que paso hace 20 días estás complicado”.

 

Mi vida con ‘El Gráfico’

“Ingresé a ‘El Gráfico’ el 28 de marzo de 1963, después de ganar una beca del Círculo de Periodistas Deportivos y me recibí en 1990. Pero no hice solamente un tránsito laboral, hice una escuela”. “La redacción tenía redactores seniors y maestros a los que aprovechábamos fuertemente, teníamos obligaciones que tenían que ver con la estructura”.

“Necesitábamos entre 8 y 9 meses para firmar una primera nota. Había que leer toda la revista, corregir originales, hacer simulacros de notas, contar hechos a los periodistas para ver cómo se hacía un reportaje y escribirlo aunque no se publicaran, clasificar cientos de fotos, conocer a todos los actores y participar con los grandes de la vida cultural. No hay periodista deportista deportivo, policial, social, que no amplíe su conocimiento. Entonces estuvimos el advenimiento de Piazzola en los ‘60 y su contrarréplica con el jazz, los debates, las muestras, el teatro, el cine, las conferencias; eran obligaciones impuestas para ser periodistas”. “Hoy hacemos periodismo por WhatsApp”.

“En  30 años, planteles enteros de la revista ‘El Gráfico’ cruzaron su vida, se pusieron de novios, se casaron, nacieron los hijos, fueron a la escuela, egresaron. Este no es el cierre de un medio, es el cierre de una etapa de la vida. No se nos va una marca, se nos va un cacho de cultura, la compartida entre el padre y el hijo, la lectura de la aventura deportiva”.

“Tuvimos momentos gloriosos, dramáticos, tristes. Lo mejor que me pasó fue trabajar en ‘El Gráfico’ y haber acompañado a muchos deportistas en el bolso junto con sus sueños que pasaron a ser los nuestros, sin contaminarnos”.

“Con Monzón, con Locche, con Ubi Sacco, en juegos olímpicos, en campeonatos mundiales de fútbol, haber estado con Gabi Sabatini, con Reutemann, con Vilas, haber estado en las peleas de Muhammad Ali , haber cubierto Fischer vs Spassky, los campeonatos mundiales… tantos momentos”.

“Pero probablemente el momento más glorioso haya sido con Nicolino Locche en Tokio, el momento más sublime. La vida fluye, yo ya no sé si hoy sería, sé que en aquel momento fue. Tampoco sé si hoy escribiría, lo que escribí entonces porque ya no soy el mismo”.

“Los acontecimientos permanecen suspendidos en el tiempo, son inamovibles. Pero la concepción visual y la interpretación dependen de otras cuestiones que tienen que ver con el escritor, el hombre periodista”.

 

Entrevista completa a Ernesto Cherquis Bialo:

compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

17 enero, 2018

Comentarios de Facebook

Comentarios cerrados.