NACIONALES

Alberto Lebbos  “Queremos que la sala de juicio sea el santuario de la verdad”

Alberto Lebbos “Queremos que la sala de juicio sea el santuario de la verdad”

Dialogamos con Alberto Lebbos, después de 12 años del tremendo crimen de su hija Paulina y en el marco del juicio que se desarrolla en Tucumán afirma que su “expectativa es que se llegue a la verdad, se están juzgando delitos que cometieron funcionarios de alto rango del gobierno de Alperovich,

El proceso judicial comenzó esta semana después de casi 12 años desde que se produjo el crimen que conmocionó al país. La audiencia demorará, por lo menos, seis meses, según prevén en el sistema judicial.

Para esta instancia han sido incluidos alrededor de 270 testigos, entre ellos figuran Virginia Mercado, amiga de Paulina; César Soto, ex pareja; Gustavo “El Gordo” González, líder de la barrabrava de Atlético Tucumán; Juan Cruzado, el remisero que dijo haber llevado a la joven asesinada; Gabriel Alperovich, hijo del ex gobernador; y Sergio Kaleñuk, hijo del ex secretario privado del ex titular del Poder Ejecutivo, entre otros.

Lebbo destaca el trabajo  de los compañeros de la Comisión de Familiares de Víctimas de la Impunidad que están acompañandolo en el debate oral “pensamos que será un debate largo, pero estamos con mucha fortaleza por el logro que hemos conseguido después de muchos años de lucha”

La historia de Paulina Lebbos

En la madrugada del domingo 26 de febrero de 2006, Paulina fue vista con vida por última vez. Había salido con amigos a bailar a la zona del Abasto, festejaba que el día anterior había aprobado una materia. Paulina, con 23 años, era madre de una niña de 5 años y estudiante de Comunicación en la Facultad de Filosofía y Letras.

Desde la zona del Abasto, Paulina tomó un remise con Virginia. Su compañera de facultad se bajó en La Rioja al 400, y Paulina siguió el viaje con destino a la casa de su novio, César, en Estados Unidos al 1200. Pero nunca llegó.

Ese mismo día Alberto Lebbos denunció la desaparición de su hija.

El 11 de marzo fue encontrado el cuerpo de una joven, a la vera de la ruta 341 a la altura de Tapia, a 30 km de la capital tucumana. Fue hallado por los hermanos Marcelo y Sergio Goitea, alrededor de las 13 hs., que dieron aviso al policía jubilado Hugo Rodríguez. Rodríguez se dirigió a la comisaria de Raco. El comisario de Raco Enrique García se encargó de las primeras actuaciones, mientras que Rubén Brito, jefe de la Unidad Regional Norte, se comunicó con sus superiores en la fuerza y en el Ministerio de Seguridad. La policía fue desplegada en la zona pero recién se notificó al fiscal a las 18 hs. Alberto Lebbos fue llamado a las 20 hs. para reconocer el cadáver. El cuerpo se hallaba en un estado de descomposición avanzado, con mutilaciones en la zona vaginal y bucal, con el cuero cabelludo arrancado en su totalidad y las huellas digitales limadas. En la autopsia se determinó que Paulina murió asfixiada por estrangulamiento.

Escuchá la entrevista:

compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

9 febrero, 2018

Comentarios de Facebook

Comentarios cerrados.